oriettedangelo.com
Volver ~
Los labios para nombrar la casa se quiebran como botijas en algún sitio que nadie sabe. Yolanda Pantin Tengo un nombre que me pesa. La tradición del apellido del abuelo muerto y de la casa, siempre…