notoquesnada.com
Por cambiar de sabor
No era tan fácil predecir lo que haría. Una vez me acercó su mano ahuecada y sopló antes de que pudiera ver el contenido. Mientras reconocía la pimienta abrasándome los ojos, me alcanzó un klinex …