notimisterio.wordpress.com
Crónicas de una vida ; Capítulo II
capítulo I Capítulo II Raro. Me sentía raro. Liviano. Como una pluma. Mi cuerpo caricia de peso, de consistencia. Incorpóreo seria la palabra exacta. A mis pies, podía contemplar mi ciudad, Atlánti…