notaminima.wordpress.com
Elegía en la muerte de un Perro
Por Miguel de Unamuno La quietud sujetó con recia mano al pobre perro inquieto, y para siempre fiel se acostó en su madre piadosa tierra.