nepomundos.com
El poso
Se me va calmando el rebote y la sensación amarga. Cada vez que me cruzo con mi jefe revivo otra vez ante mí su cara de simio hablándome como si yo fuera gilipollas, y vuelvo a tener deseos de mete…