nepomundos.com
La plancha espartana
Segundo día. Por la mañana cuando escribí el último post estaba happy-happy pero luego, tal y como me advirtieron algunos amables cristianos, me vino el dolor muscular y el ayayay-uyuyuy. Hacia las…