nepomundos.com
Es una suerte que el mundo no esté hoy en mis manos
Ayer tuve la comida de Navidad de la empresa. Mezclé veinte clases de licores distintos y me cogí un cebollazo de mucho cuidado. Luego, a eso de las seis de la tarde, compré una botella de campari …