nepomundos.com
Los viernes que se recogen
Cuando colgué el teléfono después de hablar contigo me quedé un rato así. Como en trance tonto. Luego fuí hasta la cocina, me comí los dos caquis, me acosté y… plof. Caí. Once horas dormidas …