naufragio.net
Una vida mejor | El Naufragio
Debido a la ingente necesidad de mano de obra barata y la complicada ubicación de las explotaciones mineras en los cuadrantes estelares, la Corporación Rayem diseñó las micro-cabinas de sueño, asfixiantes sarcófagos fabricados en plástico y pseudoacero, que permitían alojar a miles de trabajadores en un espacio reducido a cambio de sacrificar el confort más básico. Con la sensación de ser poco más que sardinas enlatadas esperando ser consumidas, los obreros y operarios de las estaciones orbitales renunciaban al calor del hogar a cambio de lugares de descanso compactos y de coste reducido. Cada noche, tras haberse dado una relajante ducha de vacío, Galen se acurrucaba en su micro-cabina a perderse en las imágenes de su tecno-tablet, rememorando tiempos mejores en su planeta natal, Deugilia IX. Como tantos otros, Galen se había visto obligado a emigrar hacia las explotaciones mineras en busca de Créditos rápidos para pagar la interminable lista de deudas que su familia había contraído