nadienosentiende.com
Elen síla lumenn’ omentielvo
Solo tú podrías hacer lo que quieras conmigo pues has comprado mi voluntad con tu sonrisa. Y esa confianza plena en ti nació con la primera caricia, cuando cómplices, sin saberlo, empezamos a jugar…