morboland.com
El Encargo
Nos escapamos dos semanas a la casa de Margarita, por Cimarrón, muy cerca del mar, sin carro, ni teléfono. Fue a principios de julio, cuando no había llegado nadie a la isla. A la casa le hacía fal…