mividaencamaraoculta.wordpress.com
¡Perdón, me confundí de puerta!
Una anécdota ridícula en una urbanización enorme: ten cuidado al abrir la puerta de la calle, porque podría no ser la puerta que esperabas…