missredcape.com
Crónica de una muerte anunciada
Diario de a bordo de una chica itinerante. Hasta ayer no me he podido sentar frente a un ordenador como Dios manda, o quizá es que después de quince días el ordenador de mi madre ha conseguido abri…