mirandaa.es
Mejores que nosotros
Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño. Esa es la primera ley de Asimov, y la primera ley que ella quebró.