milenguanativa.com
El Refugio
Un incontrolable entusiasmo me invadía, quería ver por la ventana del coche todo el tiempo y entonces aparecía -el arco- y era tan alto! según yo; que tan solo era un infante. Al entrar en la casa …