mijuaritos.wordpress.com
LAS MANECILLAS DEL RELOJ
No puedo dejar de ver el lucero de la mañana, aunque sé que la volveré a ver: quedan todas en mi mente indiferente, piel pegada a uno mismo y a lo irreal. Al igual que los revólveres, perfecta anal…