miblogota.com
La ciudad y los huecos eternos
El artículo se publicó en El Espectador Hace unos días, regresando de vacaciones, encontré mi carro pinchado. ¿Qué hacer? Nada, resignación, cambiar rápidamente la llanta y dirigirme inmediatamente…