messieral.com
Desde que no Estás
Al amanecer el cadáver de una rosa se extendía gélido sobre mi acera; siempre así, como sabes, desde que no estás y mi alma no se emociona con nada.