messieral.com
Hambre sin Suerte
Nadie debió asustarse, las cosas suelen ser así; después de todo quizás vuelvas a verme, después de todo este hambre sin suerte.