messieral.com
El Secreto que Guardas
Te besaré… Lenta y excitantemente el resto de la noche, en ese lugar en el que no se duerme nunca; porque sé que como tú no hay ninguna.