messieral.com
El Fruto Prohibido
Porque ya no nos comemos la boca con la pasión que juntos aprendimos; ya no te ato a la cama en que duermes, ya no te despierto el aullido.