messieral.com
XXIX
Sin los amuletos de costumbre, completamente desprotegido, me dispongo a abandonar mi antigua alma por una que renovada me ayude a alcanzar todo lo que antes no pude; por miedo a demostrar mis alas…