messieral.com
Piel Celeste
Es verdad que yo te desnudé pero no tuve tiempo de abrigarte el corazón; es verdad que yo te acaricié, de formas en las que la gente jamás se imaginó que unas manos fuesen capaces de acariciar a un…