messieral.com
MCD
El ruido excesivo en mi cabeza sólo tú lo sabías controlar, con la suave melodía de tu entrega, con tu dulce viento sobre el mar. Y por eso te amé durante casi mil cuatrocientos días; y en mi grati…