messieral.com
Mi Partida y tu Mudanza
Cuando el cielo ya sangraba y tú, triste y derrotada, me mirabas con tu cara de preciosa pincelada, no supe crecerme más ante la herida y tomándote entre mis manos tibias supe despedirme de quien a…