messieral.com
XXVIII
Ver las paredes sumergirse en una luz intensa, soltar la mente y diluirse en sangre alborotada; como un caudal que escapa, del cuerpo humano que resguarda mi salvaje y liberada alma que ya no teme …