messieral.com
Furor
Ni el silencio, ni la voz, ni la sangre reseca; en papeles de unicornios mal teñidos respondí que aquella enfermedad se parecía tanto a un vicio del que no descansaría en paz hasta recomenzar su ci…