messieral.com
De Noche y Ciudad…
De aquella boca que besó recordaba poco más que ese sabor, a cocaína cuando ya se oculta el sol, y cada noche repetía, con la misma triste voz: —Tanto he vivido y a la vez tan poco, tanto he sufrid…