messieral.com
Una Herida con la Que Me Echo a Reír
Si entonces él hubiera zurcado con su dedo un poco de cocaína y dibujado en sus espacios un corazón; ¡Te habría sabido a amor! Cuando amor late a ti te late el precio, como cuando estás tan fuera d…