messieral.com
Síncopes
Comenzar, como un precipicio herido al pensar, somos uno en dos, un precioso huracán de azafrán, de constancia que guardar para el comienzo de días sin recordar. Pormenores de una secta virtual, pa…