messieral.com
Del Café y de tu Boca
Y en un momento, aunque seas tan modesta, yo sé que no se trataba de tu adicción al café, más bien era el mismo café el adicto a tu boca… Igual que yo..