messieral.com
Aroma a Paraísos
De los límites mortecinos de una despedida, se quedaron los impulsos mal besados, estornudos de total melancolía y unos cuantos siglos de costado. No es que sea tan difícil salvar el alma o los lab…