messieral.com
Nuestro Anochecer
De frente a un poema que nunca acabé, confieso que fueron tres horas y media de vivir al calor de las llamas del querer. La llovizna nunca pudo apagar aquel fuego, lo hizo la tierra, el planeta tie…