messieral.com
Algo Digno de Nunca Olvidar
En la magia de aquella habitación, vi duendes sobijeando hadas, a ellas les encantaba, los acariciaban, vi orquídeas levantándose la falda, la parte erótica de cada mantra y un desván ideal para ec…