messieral.com
Dos, Tres, Miles o un Millón
Es tan fino como el borde de un final imprevisto, como la densidad del agua mientras el viento lo mece, si escuchaste, alguna vez, a un niño susurrar sus secretos y viste a un ave herido de muerte …