messieral.com
Prólogo para un Equinoccio
En el equinoccio de primavera del año dos mil dieciséis, no supe si debía echarlo todo por la borda o reconstruirlo, y en lugar de esas opciones me puse a escribir.