messieral.com
Cincuenta besos, dos amantes y una misma soledad.
Sólo tú conoces mis puntos cardinales cuando estoy a la orilla del desastre y no te inmutas, no hay regaño que venga de ti, sólo ese abrazo de eterno junio que guardo conmigo…