messieral.com
Postales
Sólo tu nido puede retenerme sin atarme, entre tus brazos suelo ser libre, en tus pronombres posesivos, siempre tuyo cuando me pides: “Nunca dejes de ser mío”.