mercedespinto.wordpress.com
UNA MUÑECA CON GAFAS DE SOL
Su muñeca volvió a casa hacía ya dieciocho años, once meses después de casarse, con el vientre lleno de esperanza y el corazón desolado. ―Se acabó, papá ―le dijo con los ojos llenos de moratones y …