megteugeniatavio.com
VUELO
Vuelan, libres, los doscientos caballos que presos en mi pecho estaban. Desterrados, galopan, ahora, incesantes a tu encuentro bajo el ocre del atardecer, en una noche de verano. El aleteo de tus p…