mayasbalance.com
La perdición no es nuestro destino.
Las olas han dejado de ser olas, el tiempo ha dejado de ser tiempo. Y es que por mucho que pasen las horas, vivimos fugaces, a destiempo. Ofuscados en realidades paralelas, en un presente extraño…