martingarrido.blog
Pánico
Llego abstraído a mi bar favorito ojeando un diario y me siento donde la barra hace un quiebro. Mientras volteo las páginas decido que me pediré un café. Levanto los ojos. A mi frente, el chico que…