martingarrido.blog
No hay lugar para la poesía (5)
11 Junio de 1958 Ajenos a las cavilaciones obsesivas de su cómplice, Enrique y Bernardo alcanzaron el terrado y sortearon tabiques a medio levantar, gavetas, sacos y materiales de obra. Cada uno ll…