martingarrido.blog
Capri
El gruista de turno en Estambul se había esmerado al estibar el contenedor en la bodega del buque y a Enrique le fue fácil recuperar el paquete, poco antes de atracar en Nápoles. Llevaba dos…