mariocampos.net
Adiós al Sr. Popote
Cuando yo era niño los popotes eran un motivo de alegría, casi un juguete incluido en cada comida. Hoy, cada vez que alguien pide uno se convierte en un especie de criminal, un ecocida qu…