manuelmartinezcano.org
Sabaticas 105
El Consiliario * “¡Qué dichosa me sentiría, Jesús mío, si al momento de morir pudiese yo tener un alma que ofreceros! Habría un alma arrancada al fuego del infierno, que bendiciera a Dios por…