magnificomargarito.com
El mayor castigo
El marketing no consistía en besar a un extraño perro naranja que olía a leche -no quiero saber qué leche beben en La Barceloneta- ni en mostrar un pedrusco en prime time si no estás en el neolític…