magnificomargarito.com
Mi pediatra es mejor que el vuestro
El primer día que llegué a esa sala de espera me sentí como Hannibal Lecter en el Museo de Cera. Varias madres me observaban con una mezcla de incredulidad y de estupor, como si Angela Merkel se to…