magnificomargarito.com
Carta de amor y de pena a Valladolid (II)
Aún recuerdo la defensa apasionada y visceral que hice de Raúl González Blanco de modo espontáneo y contra todo pronóstico en una terraza junto al Tíber, para sorpresa de mis ojipláticos compañeros…