luciliacorreadeoliveira.com
“Ah, Plinio… qué mezcla explosiva”
Transcurría aún el año 1956. En el vestíbulo del edificio de la calle Vieira de Carvalho, un joven de 17 años esperaba la llegada del ascensor cuando, al mirar hacia el portal, vio entrar a una dis…